Select Page

Quien soy: Claudio Gibellato Pellis, Compositor y Apasionado de la Música

 

Quien soy: Claudio Gibellato Pellis, Compositor y Apasionado de la Música

Desde los albores de mi infancia, un viaje sonoro cobró vida, configurando mi destino como compositor. Mi andar musical se inauguró en mi décimo año, cuando la dulce resonancia de los acordes acarició mis oídos a través de la guitarra clásica interpretada por Segovia. En ese instante, quedé hechizado por la magia de la música y decidí emprender mi propio camino.

Mi pasión por la guitarra clásica floreció en un ferviente deseo: anhelaba el instrumento y las lecciones que lo convertirían en una extensión de mí mismo. Gracias a una formación metódica, alcancé la destreza suficiente para participar en diversos festivales musicales en Italia, incluso obteniendo el honor del primer lugar. Mi horizonte consistía en una vida dedicada por entero a la música. Sin embargo, como ocurre en el escenario impredecible de la vida, giros inesperados nos desafían a reescribir nuestros planes.

Un fatídico incidente laboral, que me privó de la porción superior de mi pulgar izquierdo, truncó mi capacidad de ejecutar la guitarra profesionalmente. La sombra de la depresión se cernió sobre mí y abandoné el instrumento que tanto amaba.

Años más tarde, el amor por la música reavivó su llama. Si bien mis dedos ya no podían danzar sobre las cuerdas con la destreza previa, decidí que podría plasmar mis sentimientos a través de la composición. Matriculándome en el Conservatorio de Torino, abrazando la composición musical formal y el piano como aliados complementarios, me entregué a esta nueva senda.

La vida, inmutable en su dinamismo, me presentó la encrucijada de mudarme a Costa Rica, país que conquistó mi corazón y donde hallé el amor de mi vida, mi actual esposa. Este cambio de latitudes significó otro apartado momentáneo de la música, mientras la necesidad laboral me condujo a la programación, campo en el cual hoy me desenvuelvo.

Sin embargo, el arrullo de la pasión musical, inextinguible, retornó a mi ser. Exploré la música informática, entrelazando mi habilidad en programación con mi conocimiento musical. La expresión que más me cautivó fue la composición para piano y orquesta, así como la creación de piezas relajantes y bandas sonoras para películas. En estos géneros hallé el lienzo adecuado para transmitir emociones tan diversas como la tristeza, la euforia, la alegría y el miedo.

Cada composición es una manifestación de mi filosofía artística más profunda, un reflejo de la obra maestra en curso que es mi vida. A través de mis melodías, aspiro a acariciar corazones, avivar sentimientos y dejar una impronta inolvidable en la sinfonía de la existencia.

Este recorrido me ha llevado hasta aquí. No ostento el título de compositor profesional, ni mi labor actual se enfoca en ello. Ahora, mi privilegio radica en componer por puro deleite y pasión, sin más expectativas que satisfacer mi alma creativa. Comparto con usted mis creaciones hasta el presente y aguardo con ilusión publicar las que están por nacer. Entre composiciones inacabadas, mi meta es darles forma y vida.